Vieques: Propuesta de indemnización se queda corta

Hace ya un par de días salió publicado en algunos periódicos locales y de la red el anuncio de una nueva medida en la Camara de Representantes del Congreso de los EEUU, Vieques Recovery and Development Act of 2011, que pretende, por un lado, la construcción de un hospital especializado y centro de investigación de toxinas y, por el otro, la asignación de un fondo de indemnización con el cual se reparen los daños causados a los viequenses durante los sesenta y tantos años de prácticas militares en la Isla Nena.  De hecho, la medida propone que la construcción del hospital especializado y el centro de investigación de toxinas esté condicionada al pago de la indemnización.  Como muchos saben, la marina estadounidense ha negado por muchos años que las condiciones de salud de los viequenses–muchas de ellas con tazas que triplican el porcentaje encontrado en la Isla Grande y relacionadas en gran medida a la contaminación provocada por la ocupación militar (ver abajo)–estuvieran asociadas a los bombardeos en el área de tiro, por lo que esta medida congresional en cierta forma parece comenzar a hacerle “justicia” a los reclamos que por décadas residentes, activistas y científicos locales han venido haciendo. 

Por ejemplo, dicha medida, presentada por el representante demócrata de New Jersey, Steven Rothman, aunque incompleta y superficial en algunas partes, enumera importantes conclusiones acerca de la ahora historia militar viequense y su rol en la transformación ecológica de la isla y la salud de sus habitantes: (1) “the island of Vieques, Puerto Rico, has high levels of heavy metals and has been exposed to chemical weapons and toxic chemicals, including napalm, agent orange, depleted uranium, white phosphorous, arsenic, mercury, lead, aluminum, cadmium, antimony, magnesium, TNT, PCBs, RDX, barium, cyanide, solvents, and pesticides”; (2) “In 2000, the Navy reported that it had used 1,862 tons of ordnance annually in training exercises on Vieques from 1983 to 1998”; (3) “EPA listed Vieques on the National Priorities List (NPL) of the most hazardous sites in the United States, elevating its priority for federally-funded cleanup”; (4) “The residents of the island of Vieques, Puerto Rico, when compared to the inhabitants of the main island of Puerto Rico, are suffering with 30 percent higher rates of cancer, 381 percent higher rates of hypertension, 95 percent higher rates of cirrhosis of the liver, and 41 percent higher rates of diabetes”; (5) “The March 2011 Report by the President’s Task Force on Puerto Rico’s Status further stated that ‘‘there is much that the Federal Government can do to improve the quality of life for the people of Vieques’’.  Estas conclusiones, que no son completamente nuevas para muchos, reafirman, de una parte, la urgencia de atender estos asuntos a 8 años de la salida de la la Marina y, de otra, la necesidad de parte del gobierno de los EEUU de tomar responsabilidad por sus acciones de manera contundente y clara.

La pregunta es, sin embargo, si esta aparente movida hacia la indemnización, por ahora solo figurada, y que viene cargada de una historia de mentiras, promesas vacías e ideologías racistas e imperialistas, se va a ver finalmente materializada en una acción concreta, bonafide y humanitariamente informada–contrario a las estrategias intervencionistas y paternalistas del pasado que han sido política y económicamente racionalizadas.  Por mi parte, me parece que el plan propuesto para la indemnización, como tal, es cuestionable ya que como alertara Ismael Guadalupe éste no incluye a aquellas personas que no son parte de la demanda que se lleva contra la Marina actualmente (cerca de 7,000 son parte del pleito legal) o aquellas que desarrollen algún tipo de enfermedad relacionada después de la aprobación de la medida.  Además, el plan para la construcción del hospital especializado y centro de investigación de toxinas reproduce una vez más el modelo paternalista y de dependencia colonial al que nos han acostumbrado desde 1898, donde las decisiones se toman afuera, teniendo en cuenta los intereses y las necesidades del Congreso y no las de los puertorriqueños.  Así que aquí vamos de nuevo. A seguir siendo vigilantes con estas promesas, hasta ahora vacías, y ha continuar luchando por los reclamos urgentes de los residentes de Vieques.

Publicado el abril 27, 2011 en Yo opino. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: