Bienvenida/o

¡Hola! Bienvenidas y bienvenidos a Cultura de Papel.  Aquí encontrarás un potpurrí de materiales e ideas que examinan múltiples aspectos de lo que me interesa en la vida.  Es un archivo dinámico de experiencias, observaciones y pensamientos variados, presentados a través de diferentes medios audio-visuales, reflexiones críticas, curiosidades, noticias, enlaces y, por supuesto, sus comentarios y reacciones.  Es ambicioso en pretender transformar un proceso creativo íntimo en una conversación popular, en un jelengue cultural donde diversas gentes se encuentran y se comparten a través del “papel” y de manera significativa y enriquecedora.

El título, por un lado, responde a mis intereses antropológicos por entender, documentar y producir redes de significación a través de distintos grupos humanos.   La cultura recoge muy bien, aunque de manera muy compleja, ese dinamismo entre lo individual y lo social, entre lo diacrónico y lo sincrónico, entre lo real y lo mágico, y es lo suficientemente flexible para acomodar contradicciones que, de lo contrario, serían imposibles de entender.  (Algunas de estas contradicciones seguramente las encontrarás en este blog–fenómeno referencial de la cultura contemporánea de la Internet).

Por otro lado, me atrevo a llamarla “de papel” haciendo referencia a ese gigante pulposo que lleva vagando consistentemente por el mundo desde hace ya más de 3,000 años y que al igual que los seres humanos, de una forma u otra, puebla gran parte del planeta.  Así que pese a los esfuerzos de teóricos y técnicos de la comunicación electrónica quienes promulgan la superación del rey de la pulpa y la fibra, me parece que todavía nos encontramos en un momento de transición donde el “papel” sigue siendo el referente fundamental en donde se plasma la producción de información—aún en su estado virtual.  Más aún, el papel ha jugado un papel central en los diferentes aspectos de mi vida que se hacen presentes en este blog y es quizás el único elemento en común a través de muchos de los medios representados—incluyendo lo auditivo, lo visual y lo sensorial.

Por ejemplo, el papel en su forma más diversa me recuerda mi niñez y adolecencia: los barquitos que navegaban los desagües en las calles de mi infancia tras el paso de refrescantes lluvias tropicales; mi fascinación con las chiringas (chichiguas, papalotes) y los sueños luego de visitar mi primer festival de chiringas en Adjuntas, junto al regazo del Gigante Dormido; mi primera libreta de poesía que todavía guardo y releo en busca de inspiración; o el error casi fatal impreso en un mapa que nos llevó a mi primo, mi tío y a mí a perdernos desconsoladamente por el bosque lluvioso, el Yunque.

El papel también me evoca la nostalgia de una historia colectiva grabada en tinta y recogida en la exquisita tradición cartelística puertorriqueña, tanto en la Isla como en la Diáspora (ejemplo de ésta es el detalle que encabeza la pagina principal del blog, tomada prestada con mucho respeto de la obra de Luis Alonso, El Velorio, 1976).  O la representación gráfica de elementos sociales de mi identidad que varios pedazos “oficiales” de papel inscriben voluntaria e involuntariamente en mí, causando en muchas ocasiones grandes contradicciones en el tirayjala cotidiano de mi consciencia: mi afiliación con la tierra en que nací y la familia donde crecí (“certificado de nacimiento”), mi ciudadanía colonizada (“pasaporte”), mi larga carrera académica (diplomas y certificaciones), y mis sueños de libertad (mi biblioteca).

El papel nos recuerda además la inequidad del no-papel mantenida, por un lado, por el triunfo hegemónico de la cultura escrita sobre la oral y, por el otro, por el control sobre procesos de alfabetización selectiva, los cuales han resultado en la separación ideológica y marginación de miles de grupos humanos a través del tiempo y del espacio.  La sombra que esconde al no-papel nos aleja del conocimiento acumulado por otras culturas tanto antiguas como contemporáneas.  En respuesta a esto, y hasta donde este espacio me lo permita, trataré de acercarnos a esos mundos del no-papel.

En fin, que el papel (y el no-papel) es utilizado en este foro como elemento simbólico de transmisión y documentación de información, así como de transformación y producción de realidades—reconociendo sus limitaciones y su compleja historia social.  Por ello, la cultura de papel a la que hace referencia el título de este blog indexa los valores colectivos de crear espacios participativos y significativos de comunicación e intercambio de ideas independientemente del medio o canal de transmisión.  Para ello, ustedes han sido convidados a ser parte integral del mismo.   Así que adelante.  Espero que lo disfruten y lo compartan.

  1. Federico Javier: Así, tu nombre completo, tan completo como el hombre en que te has convertido… El orgullo no me cabe en el pecho. Gracias por haber aceptado ser parte de esta familia.

  2. ¡al fin logro verlo completo y con tiempo! me encanta lo que veo y leo en tu papel-no papel. te quiero. un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: